Se trata de empleados, asalariados, profesionales o cuentapropistas que viven en la Ciudad de Buenos Aires. La mitad de los varones ocupados gana menos de $12 mil, mientras que las mujeres consiguen reunir $9.500 mensuales.
Casi unos 750 mil trabajadores porteños ganan menos de $ 10.000 mensuales. De esa cifra, los hombres ganan menos de $ 12.000, mientras que las mujeres cobran menos de $ 9.500. Así lo reveló un informe difundido por la Dirección de Estadísticas y Censos de la Ciudad de Buenos Aires.

La diferencia de sueldo entre sexos se debe a que en promedio los varones trabajan 42 horas semanales y las mujeres 34 horas por semana. Eso sucede porque hay mayor presencia femenina en los puestos laborales de menor calificación y en los trabajos informales (personal doméstico).

Casi 450.000 porteños cobraron menos de $ 8.000 y otras 300.000 menos de $ 6.000 mensuales, en gran parte por tratarse de gente subocupada con pocas horas de trabajo semanales.

El informe revela también que una cuarta parte de los asalariados que viven en la Ciudad de Buenos Aires trabaja "en negro" con salarios bajos.

Vale recordar que la última cifra de la Dirección porteña sobre la canasta de consumo indicaba que un matrimonio sin hijos necesitaba $ 10.736 mensuales para cubrir sus necesidades. Mientras que un matrimonio con dos hijos menores necesitaba a $ 17.531 mensuales.

De la comparación entre los ingresos reales y los gastos necesarios de una canasta básica de consumo surge que para buena parte de los porteños hay una enorme brecha o distancia para llegar a fin de mes.

Todos estas cifras son anteriores al fuerte aumento de la inflación que se produjo desde abril en adelante, entre otras cosas, por el incremento de los precios de los combustibles y las tarifas de los servicios públicos. De aquí se desprende que las cifras del segundo trimestre marcarían una situación social porteña más deteriorada y más inequitativa.