Así lo informaron dirigentes ecuatorianos de Independiente del Valle desde Quito, donde se jugará el jueves a las 21.45 el partido de ida de una de las semifinales por el certamen más importante del continente.
La dirigencia de Boca Juniors devolvió 2.800 entradas generales de las 4.000 que le entregaron para el juego del jueves ante Independiente del Valle, tickets que ya fueron vendidos por la federación local y solo falta que se las reenvien desde Guayaquil, donde está hospedado Boca a la espera del partido.

Así lo informaron dirigentes ecuatorianos desde Quito, donde se jugará el jueves a las 21.45 el partido de ida de la semifinal por la Copa Libertadores de América.

Embed
Cabe recordar que la cantidad de entradas disponibles para el público visitante había sido un punto de discusión entre el presidente de Boca, Daniel Angelici, y los dirigentes del club ecuatoriano, al punto de que si a Boca no se le entregaban las 4.000 entradas generales que correspondían por el reglamento de la Conmebol, no le iba dar entradas a los ecuatorianos cuando visitaran a la Bombonera.

Sin embargo y a pesar del valor de la misma (75 pesos para ver el encuentro en Quito contra una general de 180 pesos en la Argentina), los hinchas de Boca no agotaron los tickets disponibles para la visita.
Seguramente pesó la lejanía del lugar, el precio del pasaje en avión (entre 10 y 12 mil pesos con 6 horas de vuelo como mínimo) y también que se trata del partido de ida.

Embed
El estadio Atahualpa de Quito, donde se jugará mañana el encuentro, tiene una capacidad de 45.000 espectadores y las entradas están agotadas desde hace varios días.

Independiente del Valle y Boca se enfrentarán mañana desde las 21.45 (hora argentina, dos horas menos en Ecuador) por una de las semifinales de la copa Libertadores, con el arbitraje del colombiano Wilmar Roldán.

Embed
En otro orden, el plantel de Boca hará un entrenamiento liviano esta noche en el estadio de Barcelona de Guayaquil. Mañana viajará rumbo a Quito sobre la hora del partido para neutralizar los efectos de la altura, ya que la capital de Ecuador se encuentra ubicada a 2.850 metros sobre el nivel del mar.