La reina Máxima de Holanda sufrió una ligera conmoción cerebral tras una caída, y tuvo que suspender su agenda para los próximos días, informó este miércoles su esposo, el rey Guillermo-Alejandro.
"Se encuentra bien, pero ahora debe descansar de verdad", afirmó el monarca, en declaraciones reproducidas por la agencia DPA.

La caída de Máxima sucedió el viernes, en su vivienda de Wassenaar, cerca de La Haya, y desde entonces "ha estado cinco días de un lado para otro con una conmoción cerebral", dijo su marido.

Embed
De todas formas, la casa real no dio detalles sobre cómo se produjo la caída, aunque según explicó el rey ante la prensa holandesa, días después del accidente Máxima sufrió dolores de cabeza.

Pese a ello, el lunes recibió junto a su marido al presidente griego, Prokopis Pavlopoulos, en un almuerzo en el palacio, y recién hoy recibió un diagnóstico médico, en el que se le prescribió reposo.

Se desconoce por el momento si el viernes podrá acudir al posado de verano que suele hacer la familia real holandesa al inicio de las vacaciones.