Lazaro Báez, recusó a Casanello tras asegurar haber visto al magistrado en la Quinta de Olivos en septiembre pasado junto a Wado De Pedro.
Un informe parcial de la Policía Federal sostuvo que por ahora no hay datos que indiquen que el juez federal Sebastián Casanello haya estado en la quinta de Olivos en septiembre del año pasado, como dijo el empresario Lázaro Báez, detenido y procesado en la causa por lavado de dinero.

Ese informe preliminar fue presentado este jueves ante la Cámara Federal que debe decidir si aparta o no a Casanello de la investigación. El tribunal había ordenado medidas para corroborar los dichos de Báez.

Fuentes judiciales confirmaron que de las planillas de ingreso no consta que Casanello haya estado en la quinta de Olivos. Además no hay imágenes de las cámaras de seguridad ya que las mismas no se guardaron.

En el informe se adjuntan las planillas de visitas que se hicieron a la quinta de Olivos y de las mismas no surge que el juez haya estado en el lugar, aseguraron los voceros consultados.

Lázaro Báez aseguró ante la Sala II de la Cámara Federal que a mediados de septiembre del año pasado vio a Casanello en una sala de la quinta Olivos junto con el secretario general de la Presidencia Eduardo "Wado" de Pedro, entre otras personas, a la espera de una reunión con la entonces presidente Cristina Fernández de Kirchner.

Los dichos de Báez fueron negados por Casanello, Cristina Kirchner y De Pedro.

La Sala II de la Cámara es la que tiene que resolver un pedido de recusación contra el magistrado que presentó la defensa de Leandro Báez, uno de los cuatro hijos de Báez que también está acusado de maniobras de lavado de activos.

Los camaristas solicitaron a la Policía Federal registros fílmicos, los libros de ingresos y egresos de la quinta, y además información sobre las personas que nombró Báez, entre ellos los mozos ya que el empresario dijo que personal del lugar le sirvió café a él y a Casanello.

Así, el primer informe recibido en la Cámara descartó lo que dijo Baez. Con respecto al listado de mozos, la Policía ya lo tiene en su poder pero debe hacer una depuración para determinar quien prestaba servicios en la época que dijo Báez haber visto al magistrado, indicaron las fuentes.