Un joven en Australia reportó el hecho ante las autoridades indignado por haber perdido sus plantas, pero no se percató de que podría ir preso por posesión ilegal de drogas. Aun así, la policía no lo arrestó debido a que toda al evidencia fue destruida el padre.

Según explicó a la policía, el joven había discutido con su padre en la tarde del martes y este decidió hacer una fogata con los cultivos de cannabis en la casa.

"Él parecía creer que la destrucción (de la planta) era mucho peor que poseerla en primer lugar", dijo la oficial Louise Jorgensen, al diario The Guardian.

Embed

Bajo las leyes de Australia es ilegal cultivar, poseer, distribuir o poseer marihuana, pero el joven no fue arrestado por el hecho debido a que toda la evidencia fue destruida.

De acuerdo con ABC Australia, cuando los oficiales llegaron a la casa simplemente vieron al joven empacar sus cosas e irse a la casa de sus familiares.

"La gente normalmente no suele denunciar que su reserva de drogas fue destruida o robada, pero ahí lo tienes", dijo Jorgensen.