Milos Raonic se convirtió en el primer canadiense en alcanzar la final en Wimbledon al vencer nada menos que al suizo Roger Federer, su verdugo en la semifinal de hace dos años, en un partido épico, por 6-3, 6-7 (3), 4-6, 7-5 y 6-3 en tres horas y 25 minutos.
Raonic se enfrentará por el título el domingo ante el británico Andy Murray, que eliminó al checo Tomas Berdych. Además, el canadiense es el primer jugador no europeo en alcanzar esta final desde el estadounidense Andy Roddick en 2009.

Embed
Federer, ganador siete veces del título, nunca había perdido en las semifinales de este torneo hasta este viernes. Pero su físico, después del duelo de cuartos contra el croata Marin Cilic, también en cinco sets (tres horas y 17 minutos) ante quien salvó tres match potins, le pasó factura, con problemas en el muslo derecho, y luego en el tobillo izquierdo.