El presidente de Estados Unidos se pronunció sobre la matanza en Dallas, desde Varsovia, donde se encuentra para participar en la cumbre de la OTA. "No tiene justificación posible", dijo el mandatario.

Luego de la matanza de policías en Dallas, el presidente Barack Obama condenó duramente el ataque y confesó estar "horrorizado" por lo sucedido y aseguró que se trató de un ataque "despiadado" y "despreciable".

Embed

En una rueda de prensa, el mandatario dijo que el ataque donde murieron cinco policías y al menos 12 heridos "no tiene justificación posible". "Se hará justicia", dijo Obama.

"El Gobierno federal dará toda la asistencia que Dallas necesite para lidiar con esta tremenda tragedia", enfatizó el presidente y agregó: "Creo que hablo por cada uno de los estadounidenses cuando digo que estoy horrorizado por estos eventos y que estamos unidos con los habitantes y el departamento de la policía de Dallas", sostuvo.

obama

"La amplia mayoría de los policías hace su trabajo de forma extraordinaria, protegiéndonos a nosotros y a nuestras comunidades. Lo de hoy es una muestra de su sacrificio", remarcado Obama, que no dejó pasar la ocasión para remarcar que "cuando la gente tiene armas poderosas hacen que estos ataque sean más sangrientos y hay que tener en cuenta esa realidad", en una clara referencia al debate de las armas en EEUU.