La número uno del mundo derrotó 7-5 y 6-3 a la alemana Angelique Kerber y se consagró una vez más en el certamen que se desarrolla en Londres. Así, la estadounidense alcanzó su vigésimo segundo título de Grand Slam.

La estadounidense Serena Williams conquistó su séptimo título en Wimbledon, su 22º Grand Slam, tras superar este sábado en la final a la alemana Angelique Kerber por 7-5, 6-3.

La N.1 del mundo, derrotada en enero por Kerber en la final del Abierto de Australia, igualó la marca de Steffi Graf, que ostentaba en solitario el récord de trofeos en torneos Grand Slam desde que se instauró el profesionalismo en el tenis (1968).