Mauro Fernandes
Mauro Fernandes

minutouno.com viajó hasta Salta para vivir por dentro el festejo por los 200 años de la declaración de la independencia. Reviví la celebración patria.

Un concierto de campanas, un mapping sobre el Cabildo y monumentos iluminados de celeste y blanco. 200 años en 24 horas: así vivió Salta los festejos por el Bicentenario de la Independencia. Juan Manuel Urtubey, el gobernador, escuchó a José García Alcázar cantar el himno, recorrió la plaza 9 de Julio y habló en pasado, presente y futuro. La última voz que se escuchó fue la de Luciano Pereyra.

El repique de las campanas marcó que no era un sábado más: el 9 de julio había llegado. Fue un concierto sincronizado a pesar de los 200 metros que separan a los campanarios. El primer sonido se escuchó desde el interior del Cabildo y duró tres minutos. El segundo, desde la Basílica Menor del Convento de San Francisco. El tercero, desde la Catedral. La secuencia, que se extendió durante doce minutos, dejó atrás la vigilia: los festejos por el Bicentenario habían comenzado en Salta.

Mientras las campanas sonaban, salteños y turistas miraban el Cabildo, la Basílica y la Catedral, los históricos edificios que rodean a la plaza 9 de Julio. "¡Viva la Patria!", se escuchaba. Luego, una zamba, una chacarera, el himno.

Embed

Después, también el mapping: 200 años de historia sobre las paredes del Cabildo. 200 años en cinco minutos: de la imagen de los soldados a los sonidos de la batalla. Del 11 de marzo de 1816, Pacto de los Cerrillos, al 15 de junio de 1816, Encuentro en Cobos. De la imagen de José de San Martín, Martín Miguel de Güemes y Manuel Belgrano al 9 de julio de 1816, la declaración de la Independencia. También los "patronos" de Salta: el Señor y la Virgen del Milagro.

"General Martín Miguel de Güemes, héroe de la Nación Argentina", se podía leer sobre las paredes del Cabildo. Después del mapping, Urtubey también hablaría del líder de la guerra gaucha que frenó el avance español con sus tácticas guerrilleras y gobernador de Salta (1815-1820): "La Patria lo ha reconocido. Es conmovedor. No hubiese sido posible el Congreso de Tucumán sin él y (Juan Martín de) Pueyrredón acordando en Cobos".

Embed

Urtubey habló diez minutos: lo hizo después de estirar sus manos para saludar a los salteños, de ver el mapping y el despliegue de una bandera argentina, de escuchar el himno argentino que cantó José García Alcázar, el músico salteño que ahora recorre el país para presentar su tercer disco. No sólo habló de Güemes, Pueyrredón y el Ejército del Norte: Urtubey también se refirió a lo pendiente.

En pasado, presente y futuro. "El federalismo es una de las cuentas pendientes del Bicentenario", dijo Urtubey, que nueve horas antes había estado en Tucumán, durante el acto central que encabezó el Presidente. "Hay que generar condiciones para que un pequeño productor pueda dar empleo en Salta, en Formosa, en Tierra del Fuego y pueda ser competitivo", puso como ejemplo.

Embed

De las palabras de Urtubey a la música. Con una guitarra en sus manos, Luciano Pereyra cantó más de doce canciones ante miles de salteños y turistas. "Es un honor y una bendición poder ser parte de este festejo", dijo el autor de una decena de discos. Su voz fue la última que se escuchó en la plaza 9 de Julio. Su voz le puso un punto final a la línea de tiempo. Los festejos por el Bicentenario habían terminado: las campanas ya no sonaban y los edificios volvían a tener sus colores habituales. Ya era 10 de julio.