La ex presidenta Cristina de Kirchner valoró el mensaje del papa Francisco enviado a la Argentina, en el marco de los 200 años de la Patria, al asegurar que "quiero recordar ese mensaje que me impresionó tanto, el del Papa Francisco, la Patria no se vende".
La ex mandataria formuló sus declaraciones en un palco improvisado en la puerta de su vivienda en Recoleta anoche, tras la suspensión del vuelo que la conduciría de regreso a Río Gallegos.

"A poquitas horas del Bicentenario quiero recordar un mensaje que me impresionó mucho que es el mensaje de que la Patria, como la madre, no se vende", afirmó Cristina luego de la carta enviada por Francisco.

"La Patria se defiende, así que hagamos un trato, como me voy mañana, si Dios quiere y la naturaleza, también, quiero pedirles que tengan mucha fortaleza porque no tenemos derecho a deprimirnos ni a estar tristes porque el otro nos necesita. Son momentos severos y tenemos que contribuir y aportar con nuestra alegría, nuestros sueños y nuestra fe", afirmó. Y se despidió diciendo: "Porque la Patria, tarde o temprano, siempre vence".

Cristina partió hacia Río Gallegos a bordo del vuelo 1880 de Aerolíneas Argentinas, luego de que el viaje de ayer por la noche debió ser suspendido debido a las malas condiciones climáticas. La exmandataria arribó al Aeroparque Metropolitano acompañada por militantes y un reducido operativo de seguridad, informaron voceros aeronáuticos.

La ex jefa de Estado volvió así a su ciudad de residencia luego de su paso por los Tribunales de Comodoro Py. Allí debió notificarse de la inhibición de todos su bienes al negarse a ofrecer una de sus propiedades para ser embargadas por el juez Claudio Bonadio en la causa por el dólar a futuro, donde la ex presidenta está procesada. También aprovechó para realizar una serie de reuniones en el Instituto Patria.

También tuvo tiempo de denunciar a la diputada Margarita Stolbizer, y al juez Claudio Bonadío por una supuesta "persecución", que recayó en el juzgado de María Romilda Servini de Cubría. Además se quejó, vía Facebook, de que los organismos de seguridad la espiaban y perseguían.

La partida de Cristina estaba prevista para este viernes a las 22, y se especuló que tras la cancelación por la neblina podría viajar en el vuelo siguiente, de las 5 de la mañana, pero las condiciones climáticas recién permitieron que lo hiciera en el de las 11.19 horas.