La Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal Correccional está analizando si una denuncia judicial por fraude procesal corresponde ser tratada como un caso de lavado de dinero. En ese expediente se cruzan una empresa offshore, armada para cobrar bonos de la estatización de deuda privada durante la última dictadura, y el actual coordinador de Asuntos Legales de la Jefatura de Gabinete, Nicanor Moreno Crotto, quien fue su representante y la inscribió con domicilio legal en la casa de la familia.
De acuerdo a lo consignado por el diario Perfil, la causa se inició el año pasado por una denuncia de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), que acusó al empresario Pablo Ricardo Gotelli por montar un fraude en la quiebra de Sebastián Badaracco, una firma unipersonal dedicada al tráfico fluvial. Gotelli habría creado una compañía fantasma con sede en Uruguay bajo el nombre de Snowy Sociedad Anónima para comprar los créditos de la quiebra Badaracco.

La sospecha de los fiscales es que fue una maniobra de Gotelli para autocomprar la quiebra. Pero es más grave, porque esos créditos por 300 mil dólares son títulos emitidos durante la última dictadura como parte del dispositivo para cargarle al Estado argentino deuda de privados. Y además esos bonos tienen una complejidad mayor: fueron utilizados para realizar una maniobra de vaciamiento del Banco de Italia y Río de la Plata, parte del conglomerado de la familia Gotelli. Es decir, esos títulos –que ahora pretende cobrar una offshore– fueron el instrumento para provocar la quiebra de un grupo económico.

La denuncia también incluyó a los abogados de Snowy, Daniel Levinsonas y Pablo Dicugno, y el escribano Moreno Crotto, actual funcionario de Jefatura de Gabinete, quien fue citado como testigo.

El 17 de noviembre de 2008, Moreno Crotto inscribió a la offshore con domicilio legal en una propiedad de su familia, que en los últimos años pasó a manos de su tía Mercedes Moreno Klappenbach, en San Isidro
. "No sé qué es Snowy SA. Nunca recibí correspondencia a su nombre", dijo Moreno Klappenbach ante los fiscales de la Procelac. Es una militante de la Agrupación Mujeres Argentinas, que funciona como plataforma política de la diputada por el PRO Cornelia Schmidt Liermann.

Al ser consultado por Perfil, el funcionario explicó que realizó su "descargo en forma voluntaria" y que "lo único" que hizo fue inscribir a la sociedad extranjera a pedido de un estudio uruguayo, del que no recuerda el nombre. "Usaba la casa de mi abuelo como estudio y la inscribí ahí. Esa casa luego pasó a mi tía", dijo. Según los informes del Banco Central, Snowy tiene CUIT inactiva, sus accionistas integran los directorios de 127 empresas con sede en Panamá y el domicilio de Snowy en Montevideo (Juncal 1355) es usado por dos compañías señaladas por la Comisión Permanente sobre Lavado de Dinero del Senado de Estados Unidos.

La denuncia fue realizada en diciembre pasado y quedó en el Juzgado de Instrucción 34, a cargo de Jorge López, y del fiscal Augusto Troncoso, quien consideró que el caso debía ser investigado como una "infracción a la Ley 25.246", que pena el lavado de dinero, y pidió que se enviara a Comodoro Py. López avaló el planteo y llegó a manos del juez federal Julián Ercolini, quien señaló que antes de definir si era un caso de lavado debían investigar.

Ahora el expediente llegó a la Cámara, donde se debe definir la cuestión.