El taekwondista correntino Sebastián Crismanich, último campeón olímpico argentino, hizo el relevo de la antorcha olímpica en Florianópolis y que terminará el 5 de agosto encendiendo el pebetero en el estadio olímpico de Río de Janeiro.
"Es un momento único, de mucha adrenalina, representar a nuestro país como relevista olímpico. Sentí que en la antorcha llevaba la Bandera Argentina", sostuvo, emocionado por TyC Sports luego del recorrido por las calles de Florianópolis.

Embed
Crismanich sufrió una fractura que le impidió tener chances de llegar a Río de Janeiro, tras lo cual anunció su retiro. No obstante, el único campeón olímpico argentino en Londres 2012, fue invitado para representar a Argentina como relevista de la antorcha.

Luego de que una oficial de la prueba de relevo le sacara el mechero, la antorcha fue devuelta al correntino para llevarse como recuerdo.