Los padres le pusieron la famosa película del boxeador que interpreta Silvester Stallone y el niño, que se sabe los movimientos de memoria, entrena con él.