Consumidores del fluido que se acercaron a la sede que la distribuidora tiene en el barrio porteño de Caballito relataron a C5N sus situaciones particulares. "Siento una impotencia terrible", aseguró una clienta.