Lionel Messi medita dejar el Barcelona en 2018, cuando concluye su contrato, según la radio española Cope, mientras que varios usuarios en la web se indignan por la campaña organizada por el club en defensa del jugador tras su condena por fraude fiscal.
Messi, que fue condenado por un tribunal de Barcelona a 21 meses de prisión por fraude fiscal, "se siente acosado, perseguido y desprotegido", dijo la radio según la cual "le golpearon tan fuerte que llegó el momento de pensar y de meditar su presente y su futuro".

La campaña que puso en marcha el Barcelona para defenderlo por su condena "más que ayudarlo, sirvió para ponerlo aún más en el disparadero", según la información.

Barcelona no consiguió el objetivo buscado, ya que muchos usuarios mostraron su indignación con la campaña. Messi debe regresar a Barcelona el 25 de julio para viajar con el equipo a Inglaterra, donde jugará los tres primeros partidos de la pretemporada.