Bautizado de forma provisional como RR245, tiene un diámetro de unos 700 kilómetros y una de las órbitas más grandes para un planeta enano. Está a 19 mil millones de kilómetros del Sol.
El el Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS), que participó en el hallazgo, informó este martes de la existencia del cuerpo, cuya órbita tiene su punto más lejano a 19.000 millones de kilómetros del Sol.

Se encuentra tan lejos, explicó el investigador Jean-Marc Petit, que a la luz solar le cuesta 18,5 horas llegar a él.

El RR245 fue descubierto en el cinturón de Kuiper usando el telescopio de Canadá-Francia-Hawái en Maunakea (Hawái) y su tamaño y luminosidad permiten que pueda ser analizado en detalle y contribuya a reconstituir la historia de nuestro Sistema Solar.

Embed
Un experto del Consejo Nacional de Investigaciones de Canadá (CNRC), que también participó en el estudio, lo detectó por primera vez el pasado febrero, a partir de imágenes tomadas en septiembre de 2015.

El planeta completa su órbita en 700 años y solo fue observado durante uno de esos años, por lo que los científicos advierten de que todavía no se sabe de dónde viene o cómo va a evolucionar su órbita en el futuro.

Embed
El equipo precisa que la gran mayoría de planetas enanos como el RR245 fueron destruidos o expulsados del Sistema Solar durante el caos provocado cuando los planetas gigantes se desplazaron hasta situarse en sus posiciones actuales.

Este último es "uno de los escasos planetas enanos que sobrevivió hasta nuestros días, junto con Plutón y Eris, los mayores planetas enanos conocidos", precisa el CNRS, contento de haberlo detectado "en una órbita tan improbable" y de las posibilidades de estudio que abre.