En las últimas madrugadas se observa en las principales ciudades de los Estados Unidos, Nueva Zelanda y Australia a personas, celulares en mano, que deambulan por calles y plazas en búsqueda de pokemones a quienes, una vez ubicados, deben capturar a través de la cámara del celular.
Pero este videojuego también se tornó peligroso ya que también permite a otras personas anticipar hacia donde se va a dirigir el jugador o jugadora.

En Riverton, Wyoming, la policía investiga el hallazgo de un cadáver cercano a un río por parte de una mujer que fue conducida hacia allí por la aplicación.

En tanto, en Missouri, la policía informó que cuatro adolescentes atrajeron a jugadores de Pokemon Go a un lugar para robarles. Entre 8 y 9 víctimas fueron atacadas con este modus operandi, de acuerdo a un vocero del departamento de policía de O'Fallon, de Missouri y el último de los robos a mano armada sucedió cerca de las dos de la madrugada del sábado.
Embed
Los sospechosos utilizaban Pokémon Go para cazar a sus víctimas anticipando dónde estaría la gente a través de las populares PokéStops, sitios virtuales en el juego diseñados para ubicarse en locaciones reales como parques, iglesias, negocios o estacionamientos.

Los nombres de los individuos arrestados no fueron dados a conocer, pero se informó que todos tenían entre 16 y 18 años por lo que la Policía recomendó que los menores que jueguen Pokémon GO deben estar vigilados por adultos y que se tenga precaución de los sitios y las horas en los que se usa la aplicación.