Juana tiene 93 años y denunció a su propio hijo de haberla obligado a ir a un geriátrico donde la tenían sin comida ni medicación. La mujer fue rescatada por dos de sus nietos. La anciana se encuentra internada en la Clínica Pueyrredon de Mar del Plata.
Una mujer de 93 años denunció que su propio hijo la metió en un geriátrico, le hizo firmar unos papeles para poder quedarse con sus ahorros y además le robó varias pertenencias de su casa.

Se trata de Juana, que finalmente fue rescatada por dos de sus nietos.

Todo comenzó el 28 de marzo, cuando el hombre denunciado pasó a buscar a su mamá de su casa con la excusa de invitarla a almorzar. Sin embargo la llevó a un hogar geriátrico.

La primera que notó la ausencia de Juana fue una vecina que le preguntó al hijo qué había pasado con su mamá. Luego de varias evasivas, el hombre le confirmó que estaba internada.

Algunos días después, la vecina fue a visitarla al geriátrico donde la mujer le contó lo que había pasado. "Temo por mi vida", le habría dicho la anciana, que además le contó que estaba contra su voluntad, sin comer ni tomar su medicación.

Embed
La vecina habló con dos de sus nietos que intentaron ir a verla pero en un primer momento les negaron el ingreso por expreso pedido del hijo denunciado y su esposa. Sin embargo, fueron a la Justicia de Familia donde les explicaron que si no existía una orden de restricción de acercamiento no les podían impedir la visita.

Así fue que volvieron al geriátrico y allí se enteraron de lo que realmente ocurría: la mujer, presionada por su hijo, habría firmado un poder a favor del denunciado.

Finalmente, el hombre les mostró el documento firmado por Juanita, en el que explicaba que se internaba por propia voluntad. El hombre devolvió las llaves de la casa y algunos otros papeles, pero, según denunció la anciana, cobró tres haberes de pensión, se llevó elementos de valor de la casa y $50.000 pesos en efectivo que la mujer había ahorrado a lo largo de su vida.

Embed
Días más tarde, Juanita logró volver a su hogar pero a pesar de que había vuelto a tomar la medicación se encontraba muy débil de salud y fue internada en la Clínica Pueyrredón de Mar del Plata, donde todavía se encuentra.