Los gremios docentes exigen una recomposición salarial ante la desbandada de la inflación y desde el gobierno provincial hoy le contestaron: "No hay más plata". Los maestros ponen en duda el reinicio de las clases luego del receso invernal que comenzará la próxima semana.
El Frente Gremial Docente Bonaerense (FGDB) se movilizó el martes pasado a la casa de la provincia de Buenos Aires en Capital Federal para exigir la urgente reapertura de la discusión paritaria ante los fuertes tarifazos dispuestos por el gobierno nacional y la desbandada de la inflación que sólo en los primeros 6 meses del año superó holgadamente las expectativas anunciadas por el ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, a comienzos de año.

Sin embargo desde el gobierno de María Eugenia Vidal ya advirtieron que no hay posibilidad alguna de negociar una nueva recomposición salarial por lo que quedó flotando en el aire al posibilidad de un conflicto para el regreso a clases tras las vacaciones de invierno que empiezan la próxima semana.

El director general de Educación y Cultura bonaerense, Alejandro Finocchiaro, descartó este miércoles cualquier posibilidad de otorgar un nuevo incremento salarial a los docentes de la provincia de Buenos Aires.

Finocchiaro: "Esta año la provincia de Buenos Aires no tiene más plata"

"Este año la Provincia no tiene más plata", advirtió Finocchiaro aun cuando el acuerdo alcanzado en marzo pasado contemplaba un monitoreo salarial en función de la inflación y la posibilidad de una reapertura de las paritarias.

"Se otorgó a los docentes un incremento del 34,6 por ciento y si bien hay una cláusula de monitoreo hoy la inflación es del 25-26 por ciento y es una inflación que va a la baja por lo que calculamos que vamos a estar empardando el aumento salarial", aseguró Finocchiaro quien además resaltó que la Provincia "cumplió e hizo un esfuerzo fenomenal para dar ese aumento".

Embed
"No hay ningún elemento que haga que la Provincia haga una recomposición salarial", apuntó y concluyó tajante: "este año la Provincia no tiene más plata".

Sin embargo desde el FGDB que integran la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB), el Sindicato Unificado de la Educación de Buenos Aires (Suteba), la Unión de Docentes Argentinos (UDA), la Asociación del Magisterio de la Educación Técnica (AMET) y el Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop) advirtieron que si la Provincia "no da una señal clara" para comenzar a rediscutir un nuevo aumento salarial, definirán nuevas medidas de fuerza para el reinicio de clases tras el receso invernal.

Petrocini: "Si no hay una señal clara del gobierno, el regreso a clases luego del receso invernal va a ser conflictivo"

"Si no hay una señal clara por parte del Gobierno para comenzar a recomponer salarios y dar respuesta a las demandas del sector, el regreso a clases luego del receso invernal va a ser conflictivo", amenazó en ese sentido la titular de FEB, Mirta Petrocini.
"Entendemos que la mayoría de los pedidos que venimos reclamando son problemas que se acarrean de otras administraciones. Pero las autoridades deben superar el discurso de la 'pesada herencia' para dar soluciones inmediatas a estos reclamos", agregó.

Por su parte, el titular de Suteba, Roberto Baradel, sostuvo que "queremos empezar el segundo semestre discutiendo la recomposición salarial para que no paguemos de nuestros bolsillos el ajuste que hacen otros" y agregó: "Si van a aumentar las tarifas un 400 por ciento, ¿por qué no aumentan los salarios en la misma proporción?".