La policía de la provincia central de Hubei dinamitó este jueves un dique que separaba dos lagos para dispersar las aguas acumuladas tras las fuertes lluvias. Hubo que evacuar a 1658 personas.
La construcción, de 3,7 kilómetros de largo y que separaba los lagos Liangzi y Niushan, fue destruida este jueves.

El lago Liangzi, el segundo más grande de la provincia de Hubei, se encontraba en máximos históricos y ya había rebasado en 12 centímetros de altura el nivel considerado seguro como resultado de las intensas lluvias que cayeron en la zona desde mediados de junio.

Embed
Tras la destrucción del dique, los expertos esperan que la altura de las aguas vuelva a niveles seguros.

Los policías colocaron múltiples explosivos y los hicieron estallar sucesivamente en una operación para la que fueron evacuadas un total de 1.658 personas.