Antonio y Santa era conocidos en la localidad santafesina de Reconquista por andar siempre juntos en una tricicleta. Ante la ausencia de ella, los vecinos se inquietaron y cuando entraron a su precaria vivienda se encontraron con lo peor.
Se trata de una pareja muy conocida en Reconquista, Santa Fe, que vivía en una humilde casa en el barrio Guadalupe. Los vecinos los identificaban fácilmente porque siempre viajaban en una tricileta manejada por el hombre con la mujer sentada dada vuelta en la parte de atrás.

Embed
Desde hacía varias semanas que los vecinos no veían a Santa Romero, de 70 años, por lo que le preguntaron a su pareja, Antonio Castillo, de 56. El hombre decía que había viajado a Santa Fe, pero un fuerte olor que salía de su vivienda los alertó y decidieron abrir la casa cuando Castillo estuviera afuera.

Fue ahí que se encontraron con el aberrante panorama: debajo de una manta, estaba el cuerpo sin vida de Santa Romero arriba de la cama.

El cuerpo debía llevar sin vida aproximidamanente entre 12 y 14 días y se encontraba en avanzado estado de descomposición.

De acuerdo a lo que relatan los vecinos, Castillo seguía frecuentando la vivienda y dormía junto al cadáver y estiman que también mantenía relaciones sexuales con él, por la forma en que se encontró el cuerpo y otros elementos hallados en la pequeña cama de una plaza. El fiscal ordenó la realización de la autopsia sobre el cuerpo de la mujer y la detención de Castillo.

Sin embargo, luego de las pericas médicas liberaron al hombre ya que se habría tratado de una muerte natural.