"Usted es un número más, no me importa si tiene un hijo con discapacidad, tiene que cumplir con el recargo de horas igual. Si no le gusta esto pida la baja", le dijo el jefe de turno del Comando de Patrullas de San Miguel, subcomisario Diego Antonelli, a la oficial subayudante María Luz Cabrera, quien desde junio del año pasado viene pidiendo el pase para estar no muy alejada de su hijo de 4 años, quien padece Trastorno del Espectro Autista.
Un nuevo caso de discriminación sacudió a la Policía Bonaerense, luego de que Cabrera luchaba para poder lograr el pase desde San Miguel a Morón, ya que su nene, Facundo, al tener este problema necesita estar al cuidado de un mayor, porque realiza acciones peligrosas y puede terminar todo en una tragedia.

Según publica el blog especializado Policiales Ahora María Luz, de 32 años, les contó que por cuestiones económicas se fue a vivir a Morón con su padre y su hijo, luego de separarse de su esposo, quien dejó de ver al nene, y desde ese momento empezó a iniciar los pasos correspondientes para pedir el traslado, ya que para trasladarse de su casa al trabajo tenia que tomar tres colectivos de ida y tres de vuelta y demoraba en total seis horas de ida y vuelta.

Ella trabaja 12 por 36 horas en horario nocturno, ya que en ese lapso aprovecha que su papá cuida y duerme con el nene, quien cada mañana asiste a un centro de rehabilitación para tratar su afección.

"Yo necesito estar de día con mi hijo, porque mi papá tiene dos trabajos y no tenemos otra persona para que lo cuide. Siempre tiene que haber un mayor porque como es hiperactivo se sube a la silla, a la mesa y se puede tirar y lastimar. Ha hecho cosas más graves, que de no haber estado un mayor terminaba en tragedia", explicó Cabrera.

Embed
Sin embargo, mientras se dilataba su pedido de pase, un día el subcomisario Antonelli la recargó con horas y la hizo trabajar durante tres noches consecutivas, sin haber cometido ninguna falta.

"Yo llegaba temprano, siempre cumplía y le expliqué al jefe de turno cuál era mi situación, pero me respondió: 'Usted es un número más, no me importa si tiene un hijo con discapacidad, tiene que cumplir con el recargo de horas igual. Si no le gusta esto pida la baja'", detalló la oficial entre lágrimas.

Cabrera sostuvo que esta situación le generó "impotencia, angustia y miedo por tenes que elegir exponerme a una sanción si no cumplía" y todo eso la llevó a sacar carpeta psiquiátrica, mientras esperaba su traslado.

"Al parecer mi carpeta de traslado se perdió y fue a parar a la Departamental Pilar. Hablé con el segundo jefe del Comando de Patrullas de San Miguel, comisario Gustavo Cabrera, que no es familiar mío, y él me dijo que me quedara tranquila que iba a salir pronto y sin permuta, lo que significa que tardaría una semana o diez días. Cuando llamé a la Departamental Pilar para preguntar por mi carpeta, me comentaron que el pase iba a salir, pero con permuta, o sea tengo que esperar que pasen a un policía de Morón a San Miguel para poder ir yo como enroque y eso es más burocrático y puede tardar meses", detalló la oficial.

María Luz sostuvo que ella lo único que quiere es pasar a Morón "para estar cerca de su hijo, estar atenta a cualquier problema" y dedicarse a él mientras se desempeña en la Policía Bonaerense.

Embed
A su vez por las necesidades de su hijo, sacó un préstamo para poder comprar una heladera y una televisión, ya que los especialistas le indicaron que es fundamental para que Facundo pueda ver dibujos animados, series y otros programas, por lo que su padre es el sostén de la casa.

"Yo lo único que quiero es que me den el pase a Morón para poder estar cerca de Facundo y no tener que hacer un viaje de seis horas diarias. Sé que muchos compañeros hacen ese tipo de viajes y quizá más largos, pero la situación de mi hijo requiere que yo esté cerca. Pido que me ayuden, porque desde juni odel año pasado que stoy pidiendo el pase y todavía no hay nada", solicitó.

El caso de María Luz Cabrera es parecido al de la también suboficial subayudante Daiana Rodríguez, quien pidió el pase desde Tres de Febrero para estar cerca de su beba con Síndrome de Down, pero el subcomisario Arnaldo Sroka le comentó: "Se equivocó de carrera por tener una hija discapacitada con Síndrome de Down".

Finalmente Rodríguez consiguió el pase cerca de su casa, tras entrevistarse con el jefe de la fuerza, comisario general Pablo Bressi, mientras que el caso de Sroka lo analizaba Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad Bonaerense.

María Luz Policía hijo autista.jpg