Agrupaciones defensoras de los derechos de los animales reclamaron frente a la Casa de la provincia de Mendoza, en la ciudad de Buenos Aires, urgentes medidas para evitar la subasta de las especies que quedan tras el cierre del zoológico de esa provincia, al tiempo que exigieron que sean derivadas a refugios, santuarios y reservas con la supervisión de las entidades.
Por la muerte de decenas de animales de ese zoológico y el remate de los que continúan con vida, los activistas responsabilizaron a los funcionarios provinciales y nacionales, en particular a los titulares de las carteras de Ambiente de ambas jurisdicciones.

Además, aseguraron que el plan del cierre del zoológico de Palermo va por el mismo camino ya que el destino de los animales es "de igual modo incierto".

"En el Zoo de Palermo también hubo numerosas muertes por responsabilidad del gobierno, el cual sistemáticamente donde hay un problema ve un negocio, aún a costa de la vida de los animales", manifestó Daniel, un representante de Animalistas Sin Fronteras.

Embed