Se espera que la Plaza de Mayo sea el epicentro de la protesta que se prevé se extenderá esta tarde por distintos puntos de la ciudad de Buenos Aires, el conurbano bonaerense y las principales ciudades del interior del país.
Volvieron a vallar la Casa Rosada como en la época de Cristina Kirchner. La Plaza de Mayo está inaccesible y solo aquellos que pudieron demostrar con la credencial correspondiente que trabajan en las oficinas del perímetro o la sede presidencial están autorizados a ingresar. Los vallados se ubicaron en Alsina y Balcarce y el otro en Rivadavia y Balcarce.

Estos vallados suelen instalarse preventivamente cuando hay marchas multitudinarias, y más este jueves está previsto que el cacerolazo o el ruidazo en contra de las tarifas finalicen la protesta en la Plaza de Mayo. Durante la tarde estuvo cerrado el paso completamente, luego se abrió. Sin embargo las fuerzas que están en el lugar advirtieron a ámbito.com que se volverá a cerrar a la hora de la marcha.

Además de este cierre se sumó una amenaza de bomba a la Casa Rosada. Esto era lo que informaban los agentes en los vallados y también se pudo ver el camión de la brigada anti explosivos apostado en Hipólito Yrigoyen y Balcarce.

En la Rosada nadie del Gobierno confirmó si se recibió una amenaza de bomba y es más descartaban la denuncia al decir "estamos todos acá trabajando". Justamente el presidente de la Nación, Mauricio Macri mantenía un encuentro con la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

En tanto, en el Salón Sur se llevaba a cabo un encuentro de la Juventud Política. El Subsecretario Nacional de Juventud del PRO, Pedro Robledo, confirmó la "amenaza de bomba". Al término del encuentro dijo que "estaba reunido con Marcos Peña, junto con los presidentes de las juventudes políticas cuando nos avisaron que había una amenaza de bomba", relató Robledo pero "no se interrumpió el encuentro ni se aplicó ningún "protocolo" de evacuación", aclaró.

Además el Salón Blanco se preparó para el anuncio de Pan American Energy, que planea invertir US$1.400 millones en el país.

El llamado existió y fue hecho al Comando de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, que se lo Transmitió a la Policía Federal. Tras un control de la Brigada de Explosivos, la amenaza fue descartada dentro de la Casa Rosada.

Aunque la brigada explosivos de la Policía Federal recorrió varias veces la Rosada con los perros labradores evidentemente descartando la posibilidad de que pudiera haber un explosivo. Lo raro de la situación es que ante una amenaza de bomba habitualmente se procede a desalojar el edificio y luego revisarlo. Se ve que las fuerzas de seguridad nunca confiaron mucho que la amenaza fuera cierta.

Volvieron a vallar la Casa Rosada como en la época de Cristina de Kirchner. La Plaza de Mayo está inaccesible y solo aquellos que pudieron demostrar con la credencial correspondiente que trabajan en las oficinas del perímetro o la sede presidencial están autorizados a ingresar. Los vallados se ubicaron en Alsina y Balcarce y el otro en Rivadavia y Balcarce.

Estos vallados suelen instalarse preventivamente cuando hay marchas multitudinarias, y más este jueves está previsto que el cacerolazo o el ruidazo en contra de las tarifas finalicen la protesta en la Plaza de Mayo. Durante la tarde estuvo cerrado el paso completamente, luego se abrió. Sin embargo las fuerzas que están en el lugar advirtieron a este medio que se volverá a cerrar a la hora de la marcha.

Además de este cierre se sumó una amenaza de bomba a la Casa Rosada. Esto era lo que informaban los agentes en los vallados y también se pudo ver el camión de la brigada anti explosivos apostado en Hipólito Yrigoyen y Balcarce.

En la Rosada nadie del Gobierno confirmó si se recibió una amenaza de bomba y es más descartaban la denuncia al decir "estamos todos acá trabajando". Justamente el presidente de la Nación, Mauricio Macri mantenía un encuentro con la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

En tanto, en el Salón Sur se llevaba a cabo un encuentro de la Juventud Política. El Subsecretario Nacional de Juventud del PRO, Pedro Robledo, confirmó la "amenaza de bomba". Al término del encuentro dijo que "estaba reunido con Marcos Peña, junto con los presidentes de las juventudes políticas cuando nos avisaron que había una amenaza de bomba", relató Robledo pero "no se interrumpió el encuentro ni se aplicó ningún "protocolo" de evacuación", aclaró.

Además el Salón Blanco se preparó para el anuncio de Pan American Energy, que planea invertir US$1.400 millones en el país.

El llamado existió y fue hecho al Comando de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, que se lo Transmitió a la Policía Federal. Tras un control de la Brigada de Explosivos, la amenaza fue descartada dentro de la Casa Rosada.

Aunque la brigada explosivos de la Policía Federal recorrió varias veces la Rosada con los perros labradores evidentemente descartando la posibilidad de que pudiera haber un explosivo. Lo raro de la situación es que ante una amenaza de bomba habitualmente se procede a desalojar el edificio y luego revisarlo. Se ve que las fuerzas de seguridad nunca confiaron mucho que la amenaza fuera cierta.