Una mujer de 91 años se metió en problemas en un museo de Alemania, al interpretar literalmente la invitación de una obra de arte moderno. La abuela rellenó el crucigrama de un cuadro expuesto en el Neues Museum ubicado en la ciudad alemana de Nuremberg.
La anciana tomó una lapicera y procedió a rellenar las palabras que faltaban, dañando la obra "Reading-work-piece'', de 1965, que pertenece al artista avant-garde Arthur Köpcke. En la pieza se lee la frase "Insertar Palabras".

La vocera del museo, Eva Martin, confirmó a la prensa local que la anciana llenó los espacios con una birome negra. La mujer estaba de visita el miércoles junto con grupo de personas de avanzada edad. "Todo visitante debería darse cuenta que no es posible escribir en una obra de arte", añadió Martin. Las autoridades del museo creen que la pieza podrá restaurarse.

Embed
La jefa del museo, Eva-Christina Kraus, presentó una queja judicial argumentando que tenía que hacerlo porque es requisito de las aseguradoras, aunque no hubo intención criminal. La policía informó que la anciana está bajo investigación por daño en propiedad.

La obra de Köpcke, representante del movimiento artístico Fluxus de los años 60 y 70 está asegurada por 89.000 dólares.