El tigrense se mostró conMiguel Pichetto, y los gobernadores Juan Schiaretti (Córdoba) y Mario Das Neves (Chubut). El oficialismo apunta a que se desdoble el peronismo. ¿Qué hará Cristina?

Con miras a las elecciones legislativas de 2017, comenzó el fuego cruzado entre Cambiemos y el Frente Renovador de Sergio Massa en la provincia de Buenos Aires. El propio jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, tuvo que salir a disputar el Conurbano mostrándose con el intendente peronista Mario Ishii, ahora cercano al tigrense, en la localidad de José C. Paz tras venir de Salta. En "La Linda", firmó convenios con Juan Manuel Urtubey, gobernador del Partido Justicialista y principal adversario en la disputa por la jefatura del peronismo poskirchnerista.

Según cuenta Ámbito Financiero, el diputado del Frente Renovador se anotó dos logros políticos: la expectativa de resurrección electoral del y causar ruido interno en Cambiemos a partir del pase de Joaquín de la Torre. En el oficialismo, además de proyectar al de San Miguel como cabeza de lista para diputados nacionales, miden a Carolina Stanley, ministra de Desarrollo Social de la Nación.

Embed


Stanley, no sería la única integrante del gabinete nacional candidata el año próximo. Los ministros radicales figuran como "prescindibles" para depurar el gabinete: Ricardo Buryaile competirá por Formosa, José Cano por Tucumán -donde estuvo cerca de arrebatarle la gobernación a Juan Manzur- y Julio Martínez en La Rioja.

El peronista De la Torre desplazó del Ministerio de la Producción al radical Jorge Elustondo, hombre del vicegobernador Daniel Salvador. El funcionario UCR pasará a ocupar un Ministerio desdoblado de Ciencia y Tecnología para dejarle su cargo a De la Torre, ex- escudero de Massa en provincia de Buenos Aires. Al perder a De la Torre, casi de carambola, Massa agravó la interna entre María Eugenia Vidal y su tropa radical dentro de la gobernación, más allá del lamento radical en "loop" por su marginación en el gabinete nacional.


Embed

Massa, exhibió en Tigre a una tropa de senadores peronistas encabezados por el jefe de bloque, Miguel Pichetto. Lo acompañó además el diputado Oscar Romero, titular del Bloque Justicialista que abandonó el kirchnerismo junto a los legisladores salteños que responden a Urtubey. El ex jefe de Gabinete de Cristina de Kirchner demostró, en su propio distrito, el bosquejo de un armado federal ya que a la caminata por la autopartista Lear se sumaron los senadores José Mayans (Formosa), Teresita Luna (La Rioja), María Laura Leguizamón (Buenos Aires) y Carlos Caserio (Córdoba), entre otros. El cordobés es además presidente del PJ en su provincia -segundo distrito electoral del país- y embajador de José Manuel de la Sota en el armado con el massismo. El Frente Renovador es por ahora el único espacio orgánico del peronismo donde además confluyen dos gobernadores: Juan Schiaretti (Córdoba) y Mario Das Neves (Chubut).

Si Massa logra traccionar al peronismo ortodoxo de la provincia de Buenos Aires, el oficialismo necesitará a Florencio Randazzo para cumplir su esquema de dividir en tres la oferta electoral del peronismo. En la proyección electoral, el oxígeno llegaría con el kirchnerismo residual. Martín Sabbatella está cerca de ser candidato por la provincia de Buenos Aires el próximo año con apoyo de La Cámpora de Máximo Kirchner y el partido MILES de Luis D'Elía. Todavía no está definido el formato del Frente Ciudadano que propuso Cristina de Kirchner, pero la expresidente -en caso de no postularse- estaría dispuesta a caminar la provincia en 2017.