Tiene solo dos meses, vive en el zoológico de Dallas, Estados Unidos, y los cuidadores le dieron un baño en una piscina y el animal no podía más del goce.