El Primer Ministro había denunciado que hubo un "levantamiento militar" en la capital del país, mientras que hay tanques desplegados en el aeropuerto de Ataturk. El jefe del Estado mayor es "rehén" de los militares golpistas, según informaron agencias locales.
El Ejército de Turquía anunció este viernes la toma del poder en ese país, desplazando al primer ministro, Binali Yildirim, quien horas antes había denunciado un "intento ilegal" golpista parte de "un grupo" dentro de las fuerzas armadas.

"El poder en el país ha sido tomado en su totalidad", anunciaron las fuerzas militares a través de un comunicado leído en el canal de televisión NTV. En el mensaje también quedó establecido que rigen el toque de queda y la ley marcial en todo el país.

Las fuerzas militares golpistas calificaron de "traidor" al presidente Recep Tayyip Erdogan, a quien también acusaron de instaurar "un régimen autoritario del miedo".

Turquía estará gobernada por un "Consejo de Paz en Casa", según los golpistas, para darle "a todos los ciudadanos todos los derechos y restablecer el orden constitucional".

Durante el gobierno de Erdogan, aseguraron los militares, "todas las instituciones del Estado empezaron a ser diseñadas con propósitos ideológicos" por lo que "el Imperio de la Ley secular fue 'de facto' eliminado".

"El poder político que ha perdido su legitimidad ha sido derrocado y (sus responsables) serán procesados", se estableció en el comunicado leído en todos los canales de televisión, que fueron intervenidos por las Fuerzas Armadas.

turquia golpe militar 2016
"Quienes formen parte de estos actos ilegales van a pagar el más alto precio", había expresado el primer ministro Yildirim a NTV, mientras los aviones militares sobrevolaban Ankara a baja altura y dos puentes del río Bósforo en Estambul permanecían parcialmente cerrados por Gendarmería.

Además se desplegaron tanques en los alrededores del Aeropuerto de Ataturk, donde hace algunas semanas murieron 44 personas en un ataque terrorista reivindicado por el Estado Islámico.

El jefe del Estado mayor es "rehén" de los militares golpistas, informaron agencias locales. "El general Hulusi Akar es rehén de los militares golpistas que intentan un levantamiento", indicó la agencia progubernamental Anatolia.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, se encontraba de vacaciones fuera de la capital durante el levantamiento militar, pero se comunicó con la señal CNN Türk para transmitir un mensaje a la población.

Embed
"Insto a nuestra gente, a todo el mundo, a que llene las plazas del país para darle (al ejército) la respuesta necesaria", expresó Erdogan. "Este golpe de Estado nunca tendrá éxito. Tarde o temprano será eliminado. Voy a volver a Ankara", agregó en su mensaje a través de un celular.

El presidente turco también le atribuyó el golpe a un "Estado paralelo" formado por militares.

Embed