Los militares bloquearon las calles y puentes; los tanques fueron desplegados junto al Aeropuerto Internacional Ataturk, el más grande del país, donde han sido cancelados todos los vuelos. La gente salió a las calles para protestar.

Miles de personas salieron a las calles en Estambul con banderas turcas, después de que el presidente Recep Tayyip Erdogan convocara al pueblo a manifestarse contra los golpistas.

Embed

El Ejército turco aseguró que tiene el control del país después de que se tomara la televisión pública, el aeropuerto internacional Ataturk, infraestructuras básicas como los puentes sobre el Bósforo y el palacio presidencial.

El primer ministro, Binali Yildirim, aseguró que se trata de un "grupo perteneciente a los militares". Los golpistas habían tomado como rehén al jefe del Estado mayor, Hulusi Akar.

Embed

A través de la televisión local, los militares rebeldes anunciaron que se impuso la ley marcial y el toque de queda. Mientras tanto, fuentes presidenciales contradicen estas palabras al asegurar, casi al mismo tiempo, que el presidente Erdogan y el Gobierno continúan en el poder.

Embed

Aunque las autoridades llaman a la calma y aseguran que mantienen el control, lo cierto es que el Parlamento fue rodeado de tanques y se escucharon disparos en los alrededores del aeropuerto y explosiones cerca del Estado mayor.

Embed