Voceros del Gobierno turco manifestaron que el levantamiento militar que sacudió al país culminó y que la situación está "bajo control". Hubo bombardeos, muertos y hasta la fuerza aérea debió intervenir para derribar a un helicóptero piloteado de rebeldes.

El intento de golpe de estado registrado este viernes en Turquía fue una situación caótica. El episodio se desató luego de que sectores de las fuerzas armadas turcas se sublevaran para tratar de hacerse con el poder en el país y decretaran la ley marcial. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, había instado a sus propios turcos a que salieran a las calles para frenar la sublevación. Según informaron desde el Gobierno, el intento de golpe fue completamente abortado

Turquía en las calles
El avión del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, arribó al aeropuerto de Estambul en medio de una gran confusión en el país por un intento de golpe de Estado que causó varios muertos.

Embed
Al regresar a Estambul, el mandatario dijo: "Han organizado un atentado contra la unidad, la solidaridad y la soberanía nacional". Y amplió: "Fue un tentativo de derrocar al Estado y la voluntad popular".

Unos 30 soldados que participaban desde el viernes en un intento de golpe militar depusieron sus armas tras ser rodeados por policías en la plaza Taksim en el centro de Estambul, dijo un testigo de Reuters. Según trascendió, los soldados entregaron sus armas y la policía se los llevó en vehículos de pasajeros.

Embed
La incertidumbre en el corazón de ese país persistía sobre la madrugada del sábado, cuando mientras el Gobierno daba por finalizado el levantamiento militar, aún se registraban enfrentamientos en las calles.

turquia (3).jpg
El primer ministro turco, Binali Yildirim, informó que unas 120 personas fueron detenidas.