El presidente de Turquía calificó el intento de golpe de Estado perpetrado en su país como un regalo divino que le permitirá limpiar el Ejército. "Pagarán caro su traición", anunció.

"Este levantamiento, este movimiento es un gran regalo de Dios para nosotros. Porque el Ejército será limpiado", afirmó el mandatario en rueda de prensa tras aterrizar en Estambul, y aseguró que los golpistas "pagarán cara su traición".

erdogan turquia
Erdogan había señalado a los gulenistas, partidarios del ex clérigo musulmán Fethullah Gülen, como responsables por el violento episodio que dejó el saldo de al menos 42 muertos.

El propio mandatario había llamado a toda la población a manifestarse en las plazas y calles. "No cederemos territorio", había expresado el mandatario, quien se encontraba afuera de Ankara al momento del ataque, según informó el sitio turco Hürriyet.

Embed