También fue capturado un juez de la Corte Institucional y se destituyeron más de 2 mil magistrados, según fuentes del Ministerio del Interior.
Un día después del intento de golpe militar en Turquía, el gobierno de Recep Tayyip Erdogan emprendió una purga tanto en el Ejército como en el Poder Judicial con las detenciones de Adem Huduti, comandante del 2º Ejército y Erdal Öztürk, comandante del 3º Ejército, y de Alparslan Altan, juez de la Corte Constitucional.

alparslan altan

Huduti controlaba la lucha contra la guerrilla kurda en el sureste del país, mientras que Öztürk (en la foto) estaba estacionado en la región de Anatolia oriental.

turquía golpe erdal ozturk

El Ministerio de Interior también informó que fueron detenidos 2.800 soldados y se destituyeron cinco generales y 29 coroneles que participaron del intento de golpe del viernes pasado en el que murieron 265 civiles.

Además, la Policía detuvo este sábado a 10 jueces del 'Danistay', la máxima autoridad jurídica en lo contencioso administrativo, mientras que otros 38 magistrados tienen pedido de captura y se emitió una orden de arresto contra 140 jueces del Yargitay, o Tribunal Supremo.

Mientras tanto, Erdogan pidió a Estados Unidos la extradición del opositor imán turco Fethüllah Gülen, a quien acusa de estar detrás del fallido intento de golpe.

"Estados Unidos debe extraditar a esa persona. Hay un juego con el ejército, y está vinculado con fuerzas exteriores", dijo Erdogan en un discurso ante miles de partidarios en Estambul, en referencia a Gülen, quien vive en Pennsylvania.

Sin embargo, el predicador negó su participación en el intento golpista y condenó "firmemente" el ataque al gobierno de Erdogan.