"Idiota, idiota, idiota", le empezaron a gritar al zurdo de Azul durante el tercer set, luego de que el tenista italiano recibiera un "warning" por romper su raqueta.