El mediocampista Diego González se transformó en la tercera incorporación de Racing de cara a la Superliga que arrancará el próximo 19 de agosto, a cambio de 2.400.000 dólares por la mitad de su pase.
La nota de color de este traspaso la dio la pequeña hija del volante, surgido en las inferiores de Lanús, quien no estuvo de acuerdo con su llegada a la Academia y se puso a llorar desconsoladamente cuando se enteró. Sucece que la niña es fanática del club Granate, según publicó la esposa de González, Anabella, con una foto en las redes sociales.

Embed
El ex Lanús proviene de Santos Laguna, de México, que lo adquirió en enero del año pasado, donde consiguió un título local y anotó 11 goles (54 partidos). Además, la entidad azteca se queda con una plusvalía de 50 por ciento sobre una futura venta.

En caso de no surgir inconvenientes con los trámites que se encuentra realizando el volante en suelo mexicano, el próximo miércoles se sumará a la pretemporada que se está llevando adelante en Buenos Aires.