La actriz, que está por cumplir 40 años, cuenta cómo enfrenta la llegada de la cuarta década y se muestra muy crítica a cómo la sociedad incentiva a las mujeres a mantenerse jóvenes más allá de la edad.


Julieta Cardinali vive un nuevo presente protagonizando "Los Ricos no piden permiso", el exitoso culebrón de El Trece, y de esta manera se desafía a superar los prejuicios que atravesaban su carrera profesional.

En una entrevista íntima, la actriz, de 38 años, admite que este proyecto televisivo le hizo dar cuenta "que no era tan prejuiciosa como pensaba". "No sirve instalarse como actriz en un lugar burgués. Prefiero hacer un poco de todo y probarme en lugares en donde no estoy acostumbrada. Estoy pasándola genial y me fascina hacer de mala. Salir del lugar de comodidad me interesa mucho", remarcó en diálogo en Revista Luz.

En pareja con Diego Tuñon, músico de Babasónicos, y madre de Charo (9), fruto de su anterior relación con Andrés Calamaro, Julieta transita de la mejor manera la llegada a la cuarta década pero expresa su crítica a cómo la sociedad incentiva a las mujeres a mantenerse jóvenes más allá de la edad.

Seguí leyendo en RatingCero.com.