Ocurrió este domingo en un tiroteo en la ciudad de Baton Rouge, donde la muerte de un joven negro a principios de julio a manos de la policía provocó una ola de indignación y protestas.
Uno de los atacantes murió y otros dos "estarían en fuga", precisó la oficina del sherif a través de un comunicado.

Este drama se produce en un contexto de fuertes tensiones raciales en la capital de Luisiana, escenario de numerosas manifestaciones de protesta contra la violencia policial en las últimas semanas.

Esas manifestaciones, reprimidas sin miramientos, se registraron luego de la muerte a principios de julio de Alton Sterling, un vendedor ambulante negro abatido por un policía.

El alcalde de Baton Rouge, Kip Holden, hizo un llamado a la calma temiendo un nuevo aumento de las tensiones en la ciudad, a través de la cadena de televisión local WAFB9.

Embed
"No dejemos que nadie separe a esta comunidad con actos absurdos de violencia", reclamó el alcalde.

Las circunstancias exactas del tiroteo aún se desconocen, pero al parecer las fuerzas del orden habrían intervenido luego de registrarse un primer intercambio de disparos.

"Parece que ellos (los agentes) respondieron a un tiroteo"
, dijo Casey Rayborn Hicks, portavoz del sherif, a la cadena local WAFB9.

Varios agentes -de la policía de Baton Rouge y dependientes de la oficina del sherif- resultaron heridos y fueron trasladados a hospitales locales, precisó el comunicado.