El autor del atentado que dejó un saldo de 84 personas muertas transfirió ese dinero a su familia antes de perpetrar la masacre.

Mohamed Lahouaiej Bouhlel, el autor del sangriento atentado en Niza, Francia, donde murieron 84 personas, habría enviado unos 100 mil euros a sus familiares en Túnez unos días antes de la masacre. Además, los investigadores del episodio aseguran que el ataque fue minuciosamente planeado por su autor, que envió mensajes a algunos de sus posibles cómplices.

El transportista asesino de 31 años que embistió a una multitud con un camión dejando 84 muertos planeó minuciosamente el brutal atentado. Según se desprendió de la investigación, el terrorista tuvo incluso apoyo logístico de varias de las personas que fueron detenidas.

Uno de los hombres que se encuentra arrestado recibió de Mohamed Bouhlel un cuarto de hora antes de que éste cometiera la matanza un mensaje de texto en el que le decía "trae más armas, trae 5 a C".

Embed
El SMS salió del teléfono móvil que se encontró en la cabina del camión donde Bouhlel fue abatido después de atropellar a cientos de personas y donde también estaba la pistola del calibre 7.65 que utilizó contra los policías antes de ser alcanzado por los tiros de los agentes, según "BFM TV".

Además, una pareja de albaneses fue detenida este domingo porque se sospecha que le proporcionaron el arma, aunque no directamente, sino a través de otro de los arrestados, añadió la cadena "iTélé". Se está por ver si unos y otros conocían sus planes criminales.

Los pesquisas también investigan otro SMS en el que el tunecino afirmaba que ya tenía "material".

Embed
Bouhlel alquiló el camión frigorífico en Saint Laurent du Var, cerca de Niza, se lo llevó de allí el lunes y, como se ha visto en las cámaras de vigilancia, circuló con él dos veces por el paseo de los Ingleses, el martes y el miércoles, prestando atención a la zona.

El atentado lo cometió el jueves por la noche justo cuando acababan los fuegos artificiales que habían reunido en esa avenida a unas 30 mil personas.

Derribó una de las vallas de seguridad, evitó los coches de policía que bloqueaban el paso por la calzada subiéndose a la acera y se lanzó en un recorrido mortal de unos 2 kilómetros zigzagueando para atropellar al mayor número de gente.