La aplicación para móviles City Spirit Go, que por su nombre y su mecanismo de juego se asemeja al Pokémon Go, está triunfando entre los usuarios de China, país en el que la censura y los problemas técnicos podrían impedir la llegada del videojuego recientemente lanzado por la firma japonesa Nintendo.
El clon chino, desarrollado por la firma local Shenzhen Tanyu, es actualmente la aplicación más bajada por los usuarios del país asiático en la tienda virtual de Apple, y también está teniendo éxito en Android (aunque no se conoce en este caso si es la número uno, debido al bloqueo de Google Play en China).

Creado por el programador Sun Xiaoyu, City Spirit Go también reta a los usuarios a buscar y atrapar criaturas para luego poder combatir con ellas, aunque a diferencia de Pokémon Go no utiliza la cámara del móvil para integrar el videojuego en imágenes tomadas de la realidad, sino un mapa virtual.

El videojuego chino ofrece compras a través del móvil que pueden ascender hasta los US$95, y su éxito obligó a algunas webs locales especializadas en juegos a multiplicar por 10 la capacidad de sus servidores para atender la fuerte demanda, informó la prensa especializada.

La firma japonesa, cuyas acciones en bolsa subieron más de un 80% desde el lanzamiento del juego, aseguró que en breve Pokémon Go llegará a otros mercados, aunque no detalló si China sería uno de ellos.

Embed
La reciente prohibición del uso del inglés en videojuegos publicados en China, unida al hecho de que para jugar a Pokémon Go es necesario tener una cuenta de Google (bloqueado en el país) dificultan su llegada al mercado de los videojuegos chinos, el mayor del mundo con US$7.000 millones en ingresos el pasado año.

Algunos aficionados chinos a los populares personajes de Nintendo están tan ansiosos que en webs de comercio electrónico del país como Taobao (el equivalente local a eBay) se venden claves de usuario y contraseñas para la tienda de Apple australiana, con el fin de que los adictos a la saga nipona puedan instalar el juego en su móvil.

Pero para que los chinos puedan jugar al Pokémon Go no basta con ello: también deben instalar en su celular una red virtual privada VPN para sortear la censura y poder tener una cuenta de Google, así como disponer de un simulador de GPS, ya que ese sistema de posicionamiento global tiene fuertes restricciones en China.