Los dos primeros kilómetros de camino electrificado de uso intensivo por el que circularán camiones híbridos ya están operativos en Suecia. A través de un sistema de caternarias desarrollado por la tecnológica Siemens, se les suministrará energía a camiones Scania adaptados para este fin.
El tendido eléctrico se asemeja a los viejos trolebuses, que supieron circular por las principales ciudades del mundo a principios del siglo pasado y que ahora vuelven a revivir de la mano del transporte de mercadería.

Por el momento, los camiones con los que se dio inicio a este sistema cuentan con un motor diésel convencional que les permite salirse del tendido eléctrico si el camino así lo requiere. Además, los camiones no podrán superar la velocidad de 90 km/h.

Según los cálculos de los promotores del proyecto, un camión podría ahorrarse más de 20 mil dólares en combustible por cada 100.000 kilómetros recorridos en esta autopista eléctrica. El desarrollo de este proyecto fue de más de dos años y se espera que sea el inicio de otras iniciativas similares.

Para 2030 Suecia pretende que el sector del transporte dependa exclusivamente de energías renovables y el desarrollo de las autopistas eléctricas es por el momento el mascarón de proa de ese objetivo.