Una manada de leonas intentó cazar a un puercoespín, que resultó no ser presa fácil. Lo que parecía ser una lucha dispar, terminó con la jauría resignada al ver que el pequeño animal no pensaba rendirse ante el acoso de las felinas.