Uno se pone en posición, el otro le ubica una manzana en la cabeza y se prepara para darle una patada y volársela. El problema es que calculó mal y le dio un terrible golpe.