Una jueza del Tribunal de Justicia del estado de Río de Janeiro bloqueó este martes el servicio de mensajería WhatsApp en todo el territorio brasileño, informó a la AFP un portavoz del organismo.
"La jueza Daniele Barbosa Assunção de Souza bloqueó WhatsApp en todo el territorio nacional", informó el portavoz.

En la decisión enviada a la AFP, Barbosa explica que bloqueó la popular aplicación ya que Facebook, su propietaria, rechazó facilitar información en una investigación policial.

La última vez que la Justicia de Brasil decidió bloquear el servicio de WhatsApp hubo usuarios argentinos que sufrieron consecuencias.

La magistrada también determinó la imposición de una multa US$15.150 por cada día en que Facebook atrase la entrega de las informaciones solicitadas.

Según la jueza, Facebook se negó a atender una orden judicial tras ser notificado en tres oportunidades para que entregara a la Justicia copia de los mensajes intercambiados por personas que son objeto de una investigación bajo secreto.

Embed

La magistrada agregó que Facebook se limitó a informar que no archiva ni copia los mensajes de los usuarios de WhatsApp.

De Souza alegó que el servicio de intercambio de mensajes amenaza la seguridad debido a que los criminales ya no usan el teléfono para comunicarse sino Whatsapp, con la garantía de que la Justicia no tendrá acceso a sus comunicaciones.

En las dos ocasiones anteriores en que fue bloqueado por orden de un juez de primera instancia en Brasil, la aplicación igualmente fue acusada de negarse a obedecer órdenes judiciales para ofrecer informaciones sobre el contenido de conversaciones de sus usuarios.

La aplicación fue bloqueada por primera vez en diciembre del año pasado por orden de un juez penal de la ciudad de Sao Bernardo do Campo y solo volvió a operar 12 horas después por determinación de un tribunal de segunda instancia.

En mayo pasado, el bloqueo fue ordenado por un juez de Lagarto, una ciudad en el interior del estado de Piauí, y la determinación igualmente fue suspendida 24 horas después por un tribunal de apelaciones.

En las dos ocasiones la Anatel consideró las decisiones judiciales desproporcionadas por sancionar a los 100 millones de brasileños que usan el servicio.