El futuro parece haber llegado al mundo de los camiones, y Volvo picó en punta.
La automotriz sueca presentó el primer camión que no necesita chofer para trasladar carga y ya anticipa la próxima revolución en el sector. Si bien por el momento el desarrollo de la empresa apunta a la industria minera, no se descarta que el próximo proyecto se extienda a otros sectores como el transporte de mercadería.

El FMX fue el camión elegido por Volvo para llevar a cabo el proyecto que contó con el apoyo de Saab, reconocida empresa en la fabricación de radares y controladores aéreos. A través de un sofisticado mecanismo de sensores y tecnología de GPS el sistema lee de forma continua el entorno y detecta los obstáculos fijos y móviles que debe esquivar.

"Esperamos poder aumentar significativamente la productividad de nuestros clientes, mientras que a la vez mejoramos la eficiencia energética y la seguridad", expresó Torbjörn Holmström, director de Tecnología del Grupo Volvo.

Para este proyecto se desarrolló un sistema de geolocalización para que una vez cargado el camión inicie su marcha de manera totalmente autónoma. Además, gracias a su novedoso sistema el navegador permite que el camión se mueva de forma autónoma tanto en rutas como en túneles.