Investigadores identificaron y demostraron que puede ser posible controlar el mecanismo que lleva a la rápida creación de las placas amiloides en el cerebro.