El fiscal apeló la decisión del juez Sebastián Ramos en el marco de la causa que investiga la estafa para las arcas nacionales que significó el megacanje de la deuda externa durante el gobierno de De la Rúa. El presidente del BCRA está acusado de haber beneficiado a bancos privados con exorbitantes comisiones.
El director del Banco Central Federico Adolfo Sturzenegger y y el ex sub director de Financiamiento de Economía Jacobo Julio Dreizzen, "negociaron con los bancos para beneficiarlos en el megacanje, y eso es lo que debe valorarse para decretar sus procesamientos", sostuvo el fiscal Federico Delgado al apelar los sobreseimientos dictados. La medida que benefició a los acusados es "errada y arbitraria", alegó el fiscal que resaltó que Sturzenegger estuvo en la reunión clave en la que se "cocinó" la maniobra.

La fiscalía interpuso el recurso de apelación respecto de ambos imputados porque el sobreseimiento dictado por el juez Sebastián Ramos "causa gravamen irreparable" en el marco de la causa por el denominado megacanje de la deuda externa durante el gobierno de Fernando De La Rúa, según la presentación a la que tuvo acceso minutouno.com.

Sturzenegger estaba acusado por haber participado de una reunión clave en la que se favoreció a un grupo privado de banqueros que cobraron comisiones por su intervención en la operación.

Para el fiscal quedó probado que Dreizzen, en su carácter de Subdirector de Financiamiento del Ministerio de Economía y Sturzenegger, como Secretario de Política Económica del Ministerio de Economía, "intervinieron en las reuniones llevadas a cabo en el Ministerio de Economía –en especial la del domingo 3 de junio de 2001- en la que fue seleccionada una de las alternativas, y negociaron los precios de corte con los bancos a los que se les adjudicó el proyecto".

Embed
El fiscal advirtió que "llama la atención que ahora (el juez) dicte los sobreseimientos de Dreizzen y Sturzenegger, basándose únicamente en la declaración testimonial de Daniel Marx", que finalmente fue sobreseído en el caso.

Para el fiscal Delgado, lo que hace Marx en su declaración es, básicamente, inculparse a sí mismo para exculpar al resto, "porque sabe que ya fue sobreseído y que esa decisión se encuentra firme (y por ende no puede traerle consecuencias penales)". "El mismo Daniel Marx, cuando le preguntan por las "generales de la ley", reconoce que tiene "algún grado de amistad con varios de los imputados" en la causa. En síntesis, Marx dijo que ni Dreizzen ni Sturzenegger habían participado en la toma de decisiones vinculada con la elección de las entidades bancarias adjudicatarias en el "Megacanje", ya que dichas decisiones fueron tomadas por la Secretaría de Finanzas, por entonces a su cargo".

"Repetimos, entonces, que la valoración probatoria que hace VS ( el juez Ramos) para arribar a los sobreseimientos de Dreizzen y Sturzenegger es errada y arbitraria, ya que tiene en cuenta únicamente el testigo propuesto por la defensa y olvida el restante caudal probatorio obrante en la causa, y que había alcanzado para dictar sus procesamientos", resumió el fiscal.

Embed
En ese sentido enumera las declaraciones testimoniales del personal del Ministerio de Economía a Dreizzen en la toma de decisiones y no como un simple subordinado, y a Sturzenegger en la reunión del domingo 3 de junio de 2001 en la que se "cocinó" la maniobra".

Finalmente, el fiscal recordó en su presentación que "la sentencia del tribunal oral que absolvió al entonces ministro de Economía Domingo Felipe Cavallo no se encuentra firme, ya que si bien el recurso de casación presentado por la fiscalía de juicio fue rechazado por la Sala III de la Cámara Nacional de Casación Penal el 7 de julio pasado, los representantes del ministerio público fiscal aún están a tiempo de recurrir en instancias superiores".