La criatura de casi un mes fue vendida por su madre porque no podía mantenerla. La compradora y el hermano de la compradora terminaron en la cárcel y la bebé a cargo de la Dirección de la Niñez.
Yamila Campos Orellano (25), oriunda de Pocito, no podía mantener a su beba recién nacida y es por eso que habría decidido venderla. La nena nació el 16 de junio en el Hospital Rawson y Yamila arregló con una conocida, Carolina Castro (27), para que se quedara con la bebé por la módica suma de 4 mil pesos, pero se arrepintió.

La nena, según precisa el diario Tiempo de San Juan, fue asentada en el Registro Civil del Hospital Rawson el pasado 13 de julio a cargo de su madre biológica y de Javier Castro (35), hermano de la compradora que reconoció a la criatura como si fuera su hija.

Con lo que no contaba Yamila era con el sentimiento de culpa que la haría arrepentirse de la decisión cuando ya era demasiado tarde. La mujer fue a reclamar que le devolvieran a su hija. Carolina Castro se habría negado a hacerlo y a la mujer no le quedó otra opción que radicar la denuncia, aún con la certeza de que ella también quedaría presa por la maniobra ilegal.

San Juan detenido venta de bebés.jpg
Este martes, a una semana de que Yamila diera aviso a la Policía, quedó detenida. La beba fue recuperada y Castro y su hermano también terminaron presos. Todos están acusados del delito de supresión y sustitución de identidad e investigados por el Cuarto Juzgado de Instrucción.

La beba fue recuperada por los efectivos de Seguridad Personal que llevaron a cabo el procedimiento y la menor quedó a cargo de la Dirección de la Niñez.

Además, las asistentes sociales tuvieron que decidir sobre la situación de una nena de 4 años, hija de Yamila Campos, que fue puesta al cuidado de familiares de la mujer, según informó la Policía.