El hombre que manejaba un McLaren pasó una señal de Stop sin parar y casi atropella a un joven que iba en patineta. El chico, enojado, le rompió el vidrio.