En supermercados y autoservicios fue del 6,4%, en línea con la caída en las ventas que se produjo en el primer semestre.
En línea con la caída registrada en las ventas durante el primer semestre, la baja del consumo promedio en supermercados y autoservicios fue del 6,4% durante el mes de junio.

La cifra alcanza una mayor dimensión si se tiene en cuenta un escenario con incremento de precios que se ubica en 32,6% interanual y un descenso en el volumen vendido durante el período enero- junio del 3,6%, según la medición de la consultora Scentia.

En junio, disminuyeron la cantidad de transacciones realizadas (3,1%), se desaceleró el gasto promedio por ticket (26,3%) y las unidades promedio por ticket (5,4%).

Los rubros que más sufrieron la contracción fueron los artículos de limpieza higiene, cosmética y tocador, alimentos perecederos, bebidas con alcohol, aguas y gaseosas.

Por su parte, la consultora Nielsen detectó también una baja del consumo masivo entre enero y mayo que promedió el 1,1% en todos los canales, con mayor acento en los supermercados (3,8%).