El procedimiento lo encabezó el juez Daniel Rafecas. Estos elementos podrían ser claves, ya que apuntarían a probar los nexos con la Secretaría de Obras Públicas de José López.
El juez federal Daniel Rafecas incautó documentación y una computadora que será peritada y que apuntaría a probar los nexos de la Secretaría de Obras Públicas de José López con el monasterio de General Rodríguez donde fue encontrado José Lopez con 9 millones de dólares.
"Se encontraron documentos que prueban la relación previa, de diez años atrás, entre el monasterio y la Secretaría de Obras Públicas", aseguró el juez al retirarse del convento.
En tanto, las fuentes explicaron que para la justicia las criptas o supuestas bóvedas, "no tendrían en principio la finalidad de ocultar nada".
Embed
Además identificaron a dos monjas que estuvieron la noche en que fue detenido el ex funcionario y cuyos nombres hasta ahora la justicia desconocía. Se trata de las hermanas Marcela y María, monjas de clausura, y que fueron citadas a declarar como testigos para el próximo viernes.
Todas las miradas estaban hasta el momento concentradas en la hermana Inés, quien está acusada de supuesto encubrimiento de Lopez.
En la inspección ocular realizada hoy, la Policía requisó la oficina que utilizaba el fallecido obispo monseñor Rubén Di Monte, también otros ambientes que hasta ahora no habían sido revisados, entre ellos una habitación privada del obispo.
Embed
Los investigadores encontraron carpetas que contenían documentación sobre convenios entre la Secretaría de Obras Públicas y la Basílica de Luján por aportes y subsidios para refacciones del convento.
Según explicaron fuentes judiciales, se trata de documentación de 2005 y quedaría "probada la relación de Di Monti con López".
El juez se llevó una computadora que estaba en la oficina privada de Di Monti y carpetas con información que ahora será peritada.
Por otra parte, el juez determinó que la hermana Alba, de 95 años, no está en condiciones de valerse por sí misma, ya que está en cama y con un respirador. El juez adelantó que seguramente no sería sometido a proceso.
Con respecto a las supuestas bóvedas en el convento, el juez y los oficiales estuvieron en la capilla donde se encuentran las criptas. Pero las fuentes dijeron que "No tenían la finalidad de ocular nada".