En su peor momento, Almeda Errell, encontró el amor en un joven 54 años menor que ella. "No estaba buscando un hombre más joven, pero Gary apareció. Supe con tan sólo conocerlo que era el indicado", dijo la mujer.
Una mujer de 71 años se casó con un joven de 17 a quien conoció en el funeral de su hijo. La boda fue a la tres semanas de que se conocieran, "fue amor a primera vista", dijeron.

Almeda Errell perdió a su hijo tras complicaciones por la diabetes y en pleno funeral conoció a Gary Hardwick. Ella no esperaba encontrar el amor el día que se despedía por última vez de su hijo, pero las cosas así suceden. Gary estaba de novio con otra señora al momento de conocerse, pero la dejó sin dudarlo y fue en busca de Almeda.

pareja.jpg

"No estaba buscando un hombre más joven, pero Gary apareció. Supe con tan sólo conocerlo que era el indicado. Yo estuve casada con mi primer marido, Donald, por 43 años, y cuando se murió en el 2013, luego de 7 meses en el hospital por complicaciones con la diabetes, me encontré sola", afirmó Errell.

Pero la atracción de Gary por mujeres mayores no es cosa nueva, pues a los ocho años mantuvo una relación con su maestra. De hecho su expareja era una mujer de 77 años con la que decía no se sentía ya feliz, motivo por el cual decidió conquistar a Almeda.

"Siempre estábamos peleando. Caí en la depresión y estaba buscando una salida para terminar con la relación... fue allí fue cuando mi tía Lisa me pidió que la acompañara en la cremación de su esposo Robert (sí, el hijo de Almeda era su tío)", reveló Gary.

Gary le reveló a su tía Lisa su amor por Almeda "fue algo instantáneo para mi también. Ella era la mujer más hermosa, con los ojos azules más brillantes. Cuando le dije a Lisa que me gustaba Almeda, ella me reveló que ella también sentía algo por mi y que nos organizaría una cita".

pareja 1.jpg

Su primera cita terminó en un tierno beso a la luz de la luna. "Me hizo sentir como una adolescente nuevamente" afirmó Almeda con una sonrisa. Gary asegura que la edad es simplemente un número para él, y que no le importa la diferencia de edad. Luego de su primera cita, comenzaron a verse todas las noches, y sus familiares y amigos aceptaron la relación, incluida Tammy, la madre de 48 años de Gary, y su abuela Carolyn de 71 años.

Gary le propuso matrimonio por teléfono dos semanas después de su primera cita, y ella no dudó en aceptarlo. Seis días después, organizaron toda la fiesta, y se casaron; él se tatuó sus nombres en el pecho para recordar la fecha.

Actualmente, la pareja goza plenamente de su matrimonio, viven en la casa que Almeda comparte con sus nietos (mayores que Gary) y él decidió inmortalizar su amor con un tatuaje en el pecho con el nombre de ambos.